La cacerola nacional (INÉDITO)

¡Qué fuerte, qué fuerte!

Esto que me está pasando es mega fuerte. Jolines no sé para que he  estado pagando a esta gente religiosamente un mes tras otro, si para que una vez que me pongo totalmente enfermo no son capaces de atenderme. Por la cobertura de mi móvil, que lo primero que voy hacer cuando salga de aquí es darme de baja de su servicio basura.

Ahora, después de tenerme una hora tendido en una camilla en una sala atestada de gente,  me dicen que para nada hay sitio en su hospital que están súper saturados y me tienen que derivar a la sanidad pública. ¡Esta gente no sabe con quién está hablando! Lo primero que voy a hacer en cuanto salga de aquí, va a ser hablar con mi abogado para que le ponga una querella.

Esto es un abuso que no veas. Otra vez a esperar que me lleven como si fuera una maleta de un hospital para otro. Seguramente me pondrán en una habitación con un emigrante sin papeles, al que los españoles de bien le estamos financiando la sanidad y ahora, que el marqués de Galapagar les va a poner una paguita, no se van a querer ir de España ni con agua caliente.

¡Jo, cómo se pasan esta gente del hospital! Me han aparcado aquí totalmente, como si fuera un carrito del súper mercado y se han olvidado completamente de mí.  No han venido para nada a ver cómo me encuentro, ni siquiera cuando me ha entrado el doloroso ataque de tos.  Porque no puedo ni respirar, o si no les iba a explicar que a la familia Entrecanales de Casanoble no se nos trata de este modo y se sigue conservando el trabajo.

Si no hubiera sido por que no me tengo en píe por la fiebre y que cada vez me cuesta más respirar, habría quedado con Piluca y Borja para tomar unos vinos en casa. ¡Es un horror  tener que servirlo en copas de plástico! Pero  es lo que tiene estar  en el arresto domiciliario este que se ha inventado el gobierno dictatorial. En este momento, ni Gracita ni Rafaela pueden venir a echarme una mano  y yo no tengo para nada idea de cómo  funciona el lavavajillas. ¡A ver cuando dimite el criminal bolivariano y podemos totalmente volver a disfrutar de la libertad!

¡Esto es la milk en bote! El chófer de la ambulancia, a pesar de que viene con su equipo de protección, intenta no acercarse demasiado a mí, ni que tuviera la peste. Aun así, se preocupa por como estoy e intenta animarme con sus palabras. Seguramente en la clínica privada le hayan dicho que, como mi familia es quién es, me debe de tratar bien. ¡Ya me extrañaba tanta súper dejadez! Aun así, la querella que les voy a poner va a ser total.

No me han hecho la prueba esa del PCR ni nada, pero los síntomas apuntan que he cogido el maldito virus chino. Pero no me preocupa demasiado pues  no pertenezco para nada a ningún grupo de alto riesgo, como mucho estaré quince días encerrado en casa de cuarentena y poco más. A ver cuando me hacen el maldito test de una vez y me puedo ir para casa.

La verdad es que no sé cómo lo he podido pillar, si he sido de lo más precavido.

Durante estos dos meses, como me han prohibido alquilar los pisos turísticos que tengo en el centro, no he podido trabajar y  he estado encerrado en casa. Solo he salido para hacer la compra, tirar la basura y demás cosas que no permitían.   Mi único contacto con el exterior han sido los chicos que me traían la comida a domicilio, pero estos traían sus guantes, sus mascarillas y no se acercaban para no contagiarme.

Incluso cuando he salido a manifestarme en  favor de la libertad y en contra de los filoetarras bolivarianos, me he puesto la mascarilla verde con la bandera de España y para nada me he acercado más de metro y medio a alguien que yo pudiera pensar que estaba contagiado.

Lo más ideal  fue el día de la caravana,  molo mazo todo el mundo con la bandera española en sus coches deportivos y gritando libertad. Fue tan genial como cuando ganamos el mundial de futbol.

Es más, cuando ya pasamos a la fase uno y se podía uno reunir con amigos. Lo primero que hice fue llamar a la scort girl con la que solía verme antes de la cuarentena, lo que viene siendo un ligue de mercado liberal, ella ofrecía un producto y yo pagaba un precio justo por él. Fui tan escrupuloso con las medidas anti contagios del virus que,   antes de hacer nada con ella, le tomé la temperatura y marcaba menos de treinta y siete. Así que está descartadísimo que Samanta me haya podido pegar nada.

Eso del Covid deberá estar en el aire y para nada puedes evitar pillarlo. Lo mismo es otra mentira de este gobierno para tenernos encerrado en casa y es como una  especie de gripe de la que solo se mueren cuatro viejos.  Pues yo ni he visto gente en la UCI, ni autopsias, ni muertos en la morgue, ni entierros… Si no lo enseñan en televisión, es porque no existe o sea otro bulo más de los medios izquierdista  para tener manipulados a las masas. Menos mal que a mí me tienen informados mis amiguis por el grupo de WhatsApp  

Siento como paran y al poco se abren las puertas. Es bajarme de la ambulancia y un tremendo olor a pobreza me invade.

El conductor de la ambulancia habla con un enfermero y le dice:

—Este paciente viene del Reina Letizia, allí están saturados y lo han desviado para acá.

—¡Cómo si aquí estuviéramos mejor!

Tras escrutarme un  poco, habla con un celador y le dice:

—Lleva este hombre a la UCI, está muy mal si no se le pone un respirador lo podemos perder. 

—¿Otro  con más apellidos que neuronas que se creía que la bandera de España le iba a proteger del Covid?

—Sí, tiene toda la pinta, viene de la privada.

—¡Ay, los Cayetanos! ¡La que han liado cuando creíamos que habíamos salido de esta!

Estoy bastante mareado y no soy capaz de seguir la conversación con fluidez  pero lo que sí he descubierto es que, seguramente por instrucciones de mi clínica particular,  me están dando una atención personalidad total. ¡Fíjate que ya me llaman hasta por mi nombre! ¡Si  aquí no oliera tanto a lumpen, podría ser hasta ideal!

¡Qué fuerte, qué fuerte!

Nota del autor: Este relato, evidentemente es ficción y está escrito en la tarde noche del veinticuatro de mayo. Espero haberme equivocado en mi pronóstico.

3 comentarios sobre “La cacerola nacional (INÉDITO)

  1. Me ha gustado mucho. Parece irreal, pero me he preguntado más de una vez si has sacado frases de twitter o de entrevistados por la tele en ese tipo de manifestaciones. Al final me queda claro que te situas temporalmente en una situación hipotética dentro de una o dos semanas, por la conversación final entre los operarios de la ambulancia.

    He encontrado algún error o alguna coma mal puesta (en un dialogo).

    Grande machi

    Me gusta

    1. Hola zorrete:
      Muchas gracias por pasarte.
      Te explicaré unas cuantas cosas sobre el relato.
      El título es un homenaje a Berlanga y su gran obra, “La escopeta nacional”, donde este gran cineasta retrata de forma paródica a la España post franquista.
      Efectivamente es irreal y como digo al final del texto esperaba haberme equivocado. Lo escribí dejando dos semanas entre su publicación y el momento que lo escribí, justamente el periodo de contagio del Coronavirus.
      Efectivamente todo lo que sale en la historia son barbaridades dichas por esta gente que, una vez le han abierto el CorteInglés y se pueden tomar un gintonic en una terraza, han dejado de bramar libertad, como si estuvieran presos en contra de su libertad, en vez de para proteger su vida y la de los demás.
      Tú, como sanitario, deberás reconocer la tremenda barbaridad que ha sido su manifestación de las banderas (como si para sentirse español hubiera que ser de derechas).
      Un abrazo, eres el mejo.

      Me gusta

  2. Soy auxiliar de enfermería y estoy estudiando para higienista, pero eso no tiene mucho que ver. Sé de alguna odontóloga y algunos médicos que tan pronto como han podido han salido con sus amigas y amigos, sin distancia de seguridad ni mascarilla.

    Es cuestión de solidaridad y responsabilidad social. O te importa no contagiar y vas con mascarilla para no contagiar incluso cuando sabes que no es posible que lo tengas, o vas la mayor parte del tiempo sin mascarilla y no te apartas cuando te cruzas con gente.

    Soy joven, pero el tiempo me está haciendo aborrecer los extremos. Extrema derecha o izquierda da igual, pero si es cierto que en este pais, la derecha o ultra derecha parece de caricatura. ¿Quien es capaz de despotricar contra el gobierno ”porque lo está haciendo fatal” y criticar cada acción del gobierno cuando podría haber sido muchísimo peor?

    En estos temas, en twitter, podías ver en tendecias como mezclaban la política de ideología con la gestión de gobierno. Tipo ”gobierno que pacta con independentistas, comunistas y proetarras”. ¡Elecciones ya! ¡Sanchez dimisión!

    ¿Y cual es la alternativa? Ah, claro. Ahí está el quit de la cuestión. Es la alternativa lo que por ideología quieren: Partidos españolistas, que antepondrían la monarquía, la bandera y ”la patria” a los mismos derechos de las personas. Partidos que consideran la inmigración ”””””ilegal”””” de los principales problemas nacionales. Para nada serán los privilegios, algunos impuestos injustos o desbalanceados, las ventajas frente al despido de los empleados, permitir una baja tributación de algunas empresas para que presenten unos IRPF tan bajos que prácticamente hacen que sus trabajadores no coticen. Se les llena la boca hablando de una españa grande y libre, de la libertad.

    Yo respeto a quien se sienta español, pero no sé como se puede orgullecer una persona de un pais con TANTO potencial, tantas cosas para mejorar y pretenden estancarse en políticas tradicionalistas. El mundo cambia, nada vuelve a ser igual, no podemos estancarnos en políticas del pasado. No hay que ser ”progre” pero si hay que adaptarse al progreso…

    Y mientras tanto estas personas llenando las calles con sus coches, con sus mascarillas, con sus caceroladas y excusandose con que en el 8M fue peor.

    Ya paro porque me quemo. Me has indignado con tu texto, muy buen trabajo AJAJAJA

    Siempre vas a ser un grande Machi, t’estimo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .