Al chófer del bus se le sale la leche por las orejas

  Una vez llego al lugar de la cita, veo que  él ya está esperándome, me sorprende la ropa que lleva puesta: un uniforme que parece de conductor de autobús (solo verlo me pongo burro, los uniformes de trabajo me molan taco), me acerco, el nerviosismo me juega una mala pasada y cuando nos saludamos … Sigue leyendo Al chófer del bus se le sale la leche por las orejas

Sexo grupal en el vestuario

Era una tarde del mes octubre, quince hombres fornidos permanecían en silencio en el interior de unos rudimentarios vestuarios, quince titanes musculados, quince colosos agotados y magullados tras ochenta minutos de lucha por un ovalado balón. Quince gigantescas moles de músculo a quienes la tristeza movía como si fueran títeres. El equipo visitante ha estado … Sigue leyendo Sexo grupal en el vestuario

Amarrado, cegado y follado hasta la extenuación

Nunca me deja de sorprender la multitud de  tonterías que uno hace cuando entra en el laberinto que supone mezclar el amor con el sexo, ¿cuántas barreras interiores bajamos para conseguir que el ser amado permanezca a nuestro lado? Si no, no me explico porque un tío de treinta y siete años como yo, varonil … Sigue leyendo Amarrado, cegado y follado hasta la extenuación