El delicioso sabor de lo prohibido

La heterocuriosidad de Ramón Segundo episodio  La historia hasta ahora: Ramón, un heterosexual casado, comienza a recordar sus devaneos con el sexo homosexual. La primera vez fue con su colega Mariano en un escampado, tras una reunión de antiguos alumnos de la escuela. Las sensaciones tan desconocidas que la boca de  aquel hombre despertaron  en … Sigue leyendo El delicioso sabor de lo prohibido

Encuentros furtivos en el internado (2 de 2)

La historia hasta ahora:  Pepe regresa antes de finalizar las vacaciones de Navidad al Internado. En él, aparte del personal de guardia como Raimundo, uno de los vigilantes de seguridad, solo permanecen algunos alumnos. Su amigo Ignacio,  el atractivo Benito y poco más. Sin saber por qué, presume delante de sus dos compañeros de todas … Sigue leyendo Encuentros furtivos en el internado (2 de 2)

Encuentros furtivos en el internado (1 de 2)

Navidades 1988  Érase una vez que se era, un chico de dieciocho años llamado Juan José que, tras las vacaciones de navidad, dejaba su pueblo en Extremadura y volvía a su internado en Madrid.  En las vacaciones, JJ había aprovechado para ver a su familia, estar con sus amigos de la infancia, pero sobre todo … Sigue leyendo Encuentros furtivos en el internado (1 de 2)

¡Átame!

15 de agosto del 2010 (Hora de la siesta).   1                                                               ******Mariano****** Vuelvo aspirar el aroma que emana el pecho del varonil macho que está tendido a mi lado y una embriagadora sensación invade todos mis sentidos. Si hay algo que me guste del sexo son los momentos posteriores a este, tras la furia de … Sigue leyendo ¡Átame!

Una siesta muy movida

15 de agosto del 2010 (Mediodia) 1                                                                          ******JJ****** La bienvenida que me ha dado el oso gallego no ha podido ser más cachonda. Nada más hemos llegado a Villa del Combarro y   el tío me ha llevado a su garaje,  con la única intención de pegarse un buen meneo. Obviamente,  no me he cortado ni … Sigue leyendo Una siesta muy movida