¡Pero qué bueno están estos dos hermanos!

Osos de mar Primer episodio 15 de agosto del 2010 (aprox. a medio día) Prologo                                                           (****Mariano****) Los rayos de un radiante sol chocan incesantes  contra la luna delantera de mi coche. Es   una luz clara y cálida que no llega a deslumbrar del todo, pero que, a pesar de la brisa fresca que se cuela … Sigue leyendo ¡Pero qué bueno están estos dos hermanos!

Un griego muy real (1 de 2) (Inédito)

Diciembre de 1952 1             *****La Culona, el Colgón y la reina de Grecia****** No hacía ni dos días que Iago había vuelto de su travesía pesquera y ya había requerido sus servicios  el heredero de los Francomayor. Para tal menester había enviado al pueblo a su hombre de confianza, su mayordomo Federico. Arreglar las averías … Sigue leyendo Un griego muy real (1 de 2) (Inédito)

A falta de pan buenas son calabazas (Nueva versión mejorada)

15 de agosto del 2010 (Después de cenar). 1                                                  ******German****** No da crédito a lo que acaba de ocurrir. Ni llevan tanto alcohol, ni tienen tanta confianza con los sevillanos para la confesión que ambos les acaban de hacer.  Sin ningún pudor les han contado  que son amantes. Como si no fuera suficiente descaro   el … Sigue leyendo A falta de pan buenas son calabazas (Nueva versión mejorada)

Perversiones de las partes nobles

15 de agosto del 2010 (Después de cenar). 1                                                                ******JJ****** Bueno, pues para no querer comer demasiado por aquello de no engordar, nos hemos dado un atracón de padre y muy señor mío. Nos hemos puesto de tibio de comer almejas, cigalas, percebes y demás delicias culinarias gallegas. Me parece que, como siga así, … Sigue leyendo Perversiones de las partes nobles

Las paredes y sus secretos

Noviembre de 1952 1                                                     ******Anxo e Iago****** Al día siguiente llegarían  a Pontevedra y sus días en alta mar llegarían a su fin hasta la próxima travesía. Una vez  desembarcaran el patrón les abonaría su salario, algunos de ellos gastarían buena parte en divertirse, las putas y el juego eran cantos de sirenas para sus … Sigue leyendo Las paredes y sus secretos